Testimonios | Carabobo: Gabriel Cabrera

Los municipios y parroquia con las que hemos trabajado son el municipio Naguanagua el cual es uniparroquial y el municipio valencia específicamente en las parroquias Miguel Peña y San José. Las comunidades de Naguanagua el cual ha sido nuestra base central son 2 sectores del municipio, llamados ¨La Entrada¨ y ¨Capremco-La Campiña¨ ambos sectores comprenden zonas tanto rurales como urbanas del municipio, y su población es altamente activa en las organizaciones de la sociedad civil.

El balance de receptividad y crecimiento del equipo ha sido alto, principalmente porque la comunidad se siente parte de un proyecto nacional llevado a lo local y lo más importante para ellos, liderado por caras nuevas, ya que la comunidad se siente que por mucho tiempo ha estado bombardeada por los mismos liderazgos tanto de oficialismo como de la oposición sin mayor innovación alguna en sus estrategias.

Por otro lado el equipo se siente plenamente constituido ya que hemos sabido descentralizar y utilizar las habilidades de cada uno en cuanto un área específica, esto ha sido en cuanto a las siguientes áreas: planificación, activismo, comunicacionales, formación y organización.

Es bastante difícil medir la opinión de la población estudiantil y juvenil en cuanto a la situación política del país, evidentemente la mayoría aspira un cambio político, y en las 3 universidades principales del Estado se respira eso, sin embargo la necesidad de identificar a jóvenes lideres es imperativa para ellos, los jóvenes esperan líderes que los entiendan y piensen como ellos, ideas nuevas que reflejen lo que ellos quieren para su presente y futuro, si los líderes regionales no reflejan eso, estos jóvenes no se verán reflejados en ellos y preferirán apartarse de la política, por ellos hemos enfocado nuestros mensajes hacia los jóvenes estudiantes fuera de las estructuras de participación.

Dificultades u obstáculos claros son los siguientes: transporte, comunicaciones y oportunidades de emprendimiento e innovación. Hay muy pocas oportunidades para los jóvenes, las cuales se acentúan en los sectores populares.

Principalmente un sistema educativo que ha dejado de ser competitivo en muchísimos casos, algo muy importante que se refleja en los sectores que hemos visitado, es que la ausencia de acceso a textos/libros es una realidad para los aspirantes a carreras como para sus familias. No hay un espacio donde no te pidan apoyo para conseguir un libro, un código civil etc.

La ciudadanía señala directamente como responsable al Estado, sin embargo, explicar las causas de forma sistemática si es algo nuevo para la comunidad, entender como el sistema universitario se encuentra retrasado, sumado a los visiones que se han generado alrededor de la autonomía universitaria, son temas de interés. Es decir como las decisiones del Estado han permitido y generado este tipo de situaciones que hacen más decadente el sistema educativo, más la falta incentivos claros en lo económico para los profesores y personal administrativo y obrero.

Por supuesto que un reto para todos, mas allá de la responsabilidad y clarides que implica permanecer en cuarentena, nos preocupa las pretensiones autoritarias del sistema, queriendo generar supuestas cuarentenas periódicas a futuro solo para hacer mayor control y desarticular al movimiento democrático en Venezuela, además de los constantes cortes de luz que hubo entre los primeros días de abril hasta la última semana, y la ausencia de conexión a internet por casi el mayor tiempo del día, complica cosas como las clases online y por supuesto el mantenerse informado, mas allá de la información del Estado.

Mi principal motivación parte del entender que si queremos lograr un verdadero cambio, transcendental para la realidad futura del país, solo será posible si todos juntos como jóvenes, de todas partes del país que crecimos en revolución y hoy vivimos dictadura pero estamos convencidos de que existe una reserva moral en nuestras conciencias, nos organismos para pujar los cambios que aspiramos como generación.

Vencer la gran hegemonía comunicacional que el régimen a través de sus representantes en el Estado quiere inyectar a los jóvenes y así mantener viva la llama y el compromiso de una vida mejor para nosotros y las futuras generaciones. No doblegarnos antes las mentiras que tratan de comprar a la juventud con simples paños de agua tibia a la universidad, al desarrollo de la ciudad y demostrar que podemos ser mejor de lo que hemos visto.

El cambio es ahora y el cambio nos pide actuar, para eso, no hay revolución ni opresión que detenga al diluvio que anhela nuestro país, y ese diluvio debemos ser nosotros, la juventud de Venezuela que quiere, podrá y lograra mucho más.

Solamente dando el primer paso, lograremos una Venezuela grande, mejor que la que un día conocimos.


Deja un comentario

Your email address will not be published.Required fields are marked *